evitar calambres, tienda de bicicletas tui

¿Cómo evitar y curar calambres?

Los calambres son el enemigo de todo ciclista, es ese dolor agudo tan molesto que nos impide seguir haciendo deporte durante un rato. Físicamente, el dolor es resultado de una contracción involuntaria y repentina del músculo, pero más allá de lo incómodo que pueda ser, debemos tener en cuenta de que se trata de un aviso de nuestro cuerpo.

¿Qué estamos haciendo mal?

Si salimos a entrenar o a dar una vuelta y nos sorprende un calambre es bueno plantearse si estamos teniendo los hábitos adecuados o estamos poniendo nuestro cuerpo demasiado al límite, algunas de las razones por las que se puede producir este dolor son:

  • Demasiado ejercicio para la preparación física actual. Puede que el calambre sea resultado de “forzar demasiado la máquina”, quizás es hora de reducir un poco la marcha y hacer entrenamientos más pausados, una vez mejoremos nuestra condición física podremos incrementar el ritmo.
  • Poca hidratación o mucha temperatura. Debes hidratarte bien cuando sales con tu bici, recuerda tener el bidón siempre lleno e ir reponiendo líquidos de camino. Además, tienes que tener mucho cuidado cuando salgas a hacer deporte con altas temperaturas.
  • Estiramientos insuficientes. Después de hacer deporte es necesario que estires los músculos correctamente, esto reducirá el riesgo de calambres.
  • Falta de descanso. Al igual que la preparación, el descanso es esencial para todo ciclista, dormir bien y relajarte permitirá a tus músculos reponerse para otra intensa jornada.
  • Alimentación incorrecta. La dieta es esencial para que cualquier persona se mantenga sana, sin embargo, si haces deporte a menudo fijarte en lo que comes se vuelve todavía más importante. Si te dan calambres a menudo puede ser por la falta de algún nutriente o porque tu dieta no está equilibrada.

 

¿Cómo se cura un calambre?

Si ya has sentido el calambre lo mejor que puedes hacer es parar a un lado y estirar, cuando pare un poco el dolor masajea la zona, bebe agua o alguna bebida isotónica y, si el dolor no cesa y tienes a mano, puedes poner un poco de hielo recubierto con un paño o toalla sobre la zona, mientras continúas estirando.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies