Las carreras clásicas del ciclismo | Grip Bikes - Tu tienda ciclista
Los monumentos del ciclismo tienen en común que superan los 200 km, que son competiciones muy duras y que se estrenaron antes de la primera guerra mundial ¡descúbrelas!
monumentos ciclismo, bicicletas ghost
468
post-template-default,single,single-post,postid-468,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_area_uncovered_from_content,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-gripbikes,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
monumentos ciclismo, tienda bicicletas tui, bibicletas ghost

Las carreras clásicas del ciclismo

Hoy nos hemos despertado nostálgicos y vamos a repasar los cinco monumentos, esas carreras clásicas y con mucha historia que coronan el calendario internacional. Los monumentos no están al alcance de cualquiera, todas tienen en común que superan los 200 km, que son competiciones muy duras y que se estrenaron antes de la primera guerra mundial ¡No aptas para principiantes!

El calendario comienza con la Milán-San Remo o “la Classicissima”, se celebra en el mes de marzo y es la más larga de entre las consideradas templo del ciclismo. Por si su longitud no fuese suficiente presenta varios ascensos próximos al final, el último a cinco kilómetros de la meta.

El Tour de Flandes también se celebra a principios de abril, es el monumento con menos antigüedad de todos, supera los 250 km y destaca por las subidas empinadas, de hasta el 20%, recubiertas de pavé.

La París-Roubaix apodada “el Infierno del Norte” es la clásica por excelencia, se disputa a mediados de abril, aunque es plana, el recorrido no está exento de dificultades, de hecho, dos de sus tramos son considerados cinco estrellas debido a su dureza. A lo largo de la prueba hay casi 30 sectores de pavé que, sumados al frecuente mal tiempo y barro, provocan numerosas caídas.

La Liège-Bastogne-Liège, “la Decana”, nació en 1892, es la que lleva disputándose más tiempo, se celebra a finales de abril y cuenta con 260 km. Destaca por sus numerosas cotas al final de la carrera, prueba de fuego para muchos de los competidores.

El Giro de Lombardía cierra este repaso por el ciclismo más puro, se celebra a comienzos de octubre. Suele contar con 240 o 250 km, pero es el monumento que ha sufrido (y sufre) más cambios a lo largo de la historia. Destaca por su perfil montañoso con largas subidas de hasta 10 km.

Estas carreras nos han dejado probablemente las mejores imágenes del ciclismo, además de muchos momentos inolvidables y esperemos que continúen haciéndonos disfrutar al menos otro siglo.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies